lunes, 26 de octubre de 2020

Ventana a la escritura 219: fiesta!

 


Happy Birthday


papelitos qué desastre

roja lámpara torcida el cenicero

todo desparramado


fue el pato

en la mesita de luz


picotea la nuca

y duelen los muslos


voy a estar quieto


Mauro Lo Coco, Niño cacharro.



Propuesta de escritura para hoy:



─Escribir un texto que sea la impresión de una fiesta.

Sumate a esta #ventanaalaescritura mandá tu texto a info@siempredeviaje.com.ar para que lo publiquemos en nuestro blog 

Libro recomendado de hoy: Niño cacharro de #MauroLoCoco

Editado por @zindoygafuri

#ventanaalaescritura

¡Compartamos leer y escribir!



Chase Lane



domingo, 25 de octubre de 2020

Ventana a la escritura 218: Clarissa

 

Sosin



Al dejar el broche sobre la mesa, sintió un súbito espasmo, como si, mientras meditaba, las heladas garras hubieran tenido ocasión de clavarse en ella. Todavía no era vieja. Acababa de entrar en su quincuagésimo segundo año. Le quedaban meses y meses de aquel año, intactos. ¡Junio, julio, agosto! Todos ellos casi enteros, y, como si quisiera atrapar la gota que cae, Clarissa (acercándose a la mesa de vestirse) se sumió en el mismísimo corazón del momento, lo dejó clavado, allí, el momento de esta mañana de junio en la que había la presión de todas las mañanas, viendo el espejo, la mesilla, y todos los frascos, concentrando todo su ser en un punto (mientras miraba el espejo), viendo la delicada cara rosada de la mujer que aquella misma noche daría una fiesta, de Clarissa Dalloway, de sí misma.



Virginia Woolf, La señora Dalloway.



Propuesta de escritura para hoy:



─¿Qué momento te gustaría dejar fijo, clavado?

Sumate a esta #ventanaalaescritura mandá tu texto a info@siempredeviaje.com.ar para que lo publiquemos en nuestro blog 

El libro recomendado de hoy: La señora Dalloway de #VirginiaWoolf

#ventanaalaescritura

¡Compartamos leer y escribir!

sábado, 24 de octubre de 2020

lo único que me calma * Jesica Szyszlican

 


lo único que me calma 

es tirarme en el parque 

agarro mis ojos los ubico en ángulo

los enfoco en plano nadir

hacia los brazos de los árboles

protagonizando el cielo 

enredándose en azul

me doy la mejor versión

la escena más bella disponible

en este tiempo muerto y pegajoso

aglutinado debajo de las uñas pudriéndose

comiendo del resto de mi cuerpo

el contagio de lo incierto

lo que no termina

el apuro por seguir teniendo un destello de sabor 

aunque sea espolvoreado como nuez moscada

seco y picante 

pero estoy sola con mi insomnio lento como una vieja

que ve pasar lo que no pudo



Jesica Szyszlican, 2020. 





Ventana a la escritura 217: en una piel y no en una vaina


Ueshina




Asombro


Por qué tan en una sola persona.
En ésta y no en otra. Y qué hago aquí.
En un día que es martes. En una casa y no en un nido.
En una piel y no en una vaina. Con un rostro y no una hoja.
Por qué sólo una vez en persona.
Precisamente en la tierra. Junto a una pequeña estrella.
Tras tantas eras de ausencia.
Por todos los tiempos y todas las algas.
Por celentéreos y firmamentos.
Exactamente ahora. Hasta la carne y el hueso.
Sola en mí y conmigo. ¿Por qué
no a un lado o a cien millas,
no ayer o hace cien años,
me siento y miro hacia un rincón oscuro,
así como de pronto levanta la cabeza y mira
un gruñente que llamamos perro?




Wislawa Symborska, Si acaso.


Propuesta de escritura para hoy:



─Escribir un texto en el que todo te produzca asombro.

Sumate a esta #ventanaalaescritura mandá tu texto a info@siempredeviaje.com.ar para que lo publiquemos en nuestro blog 

El libro recomendado de hoy: Si acaso de #wislawasymborska

#ventanaalaescritura

¡Compartamos leer y escribir!

viernes, 23 de octubre de 2020

Deseo * Micaela Urdinez

 Deseo


Son solo tres palabras pero no se anima a escribirlas. Está sentada en su escritorio vidriado y se distrae con los pájaros del jardín. Todas sus pulsiones están encerradas en esos diez dedos petrificados sobre el teclado. Como su vida. Ese engranaje aburrido en el que solo sigue órdenes, en el que los demás inventan palabras que no son suyas. 

El reglamento de la Ley de Deseos es claro. Solo se pueden pedir cosas materiales como un lavarropas nuevo, un auto híbrido de última generación, o una máquina para cortar el pasto. Ayer había pedido una cafetera porque había visto una publicidad que decía: “Si querés ser parte del progreso, arrancá tu día con un Nesspreso”.  

Hay rumores de que los que incumplen las normas son ubicados en las zonas rurales, a las que no se puede ingresar ni siquiera para ir de vacaciones. Ella sigue sosteniendo que es solo una estrategia para asustarlos. Pero cuando algunos de sus vecinos más rebeldes se mudaron abruptamente a otros barrios, se inquietó un poco. 

Roberta entra silenciosa a aspirar el piso. Siempre el mismo recorrido. Va por el margen derecho hasta chocarse con la primera esquina. No la mira pero siente su aliento metálico. La angustia caer en la cuenta de que su única compañía es un robot de segunda mano que compraron en un remate. 

Manda el mail a las 7:59. Justo un minuto antes del límite para pedir el deseo del día. Siempre, si cumplía con los requisitos, se hacía realidad a las seis de la tarde. Ni un minuto más ni un minuto menos. Sonaba el timbre y aparecía la recompensa. 

En eso consiste su existencia. En pedir y esperar. Está casada con un ingeniero en sistemas que trabaja en La Matrix y tiene cinco hijos que se están entrenado para ser pilotos espaciales. Su rol ya está cumplido pero ella quiere más. 

Los jarrones con flores ordenados ––milimétricamente en fila–– la ponen nerviosa. Por momentos, tiene ganas de agarrar un bate de beisbol y romper todo. Le pide a Roberta que le prepare un té de tilo para calmarse. Apura el día tejiendo en el living y mirando los noticieros, aunque de reojo siempre actualiza la carpeta de entrada de los mails. 

Piensa que es raro que no le hubiera llegado una respuesta automática diciendo que su pedido no era válido, como cuando quiso sumar a Joaquín Sabina a la lista de artistas permitidos. No le dieron el gusto.

Termina el gorro de lana y atrapa a su pierna con la mano para que deje de temblar. ¿Pasará algo? ¿Me mandarán a hacer alguna charla de concientización ciudadana? ¿Vendrá la policía a tocarme el timbre?  Se levanta y va hasta la puerta para mirar por el ojo de la cerradura. El torso de Mónica Pérez cruzando por la vereda, un perro cagando en su jardín, el tránsito de gente que circula sin mirar. Lo de siempre.

 Hasta que distingue un auto negro que desencaja con la monotonía. Casi arrodillada en el piso, con el ojo haciendo de largavista, espía. Se da cuenta de que también la espían. Se le eriza la piel. El frío por todo el cuerpo. La garganta seca. 

Siente las millones de pantallas haciendo zoom en su casa en Caballito. Un humo empieza a salir por la ventilación. Le falta el aire. Se tira al piso. Se ahoga. Alguien en el Ministerio de Mentes Oprimidas relee el mail: “Deseo ser poeta” y confirma la orden. ELIMINAR.



Micaela Urdinez, 2020.

@murdinez



Chase Lane


Ventana a la escritura 216: arañen a rabiar

 




Justicia elemental


Considerando en serio que a unos les faltan dientes,

que a otros les faltan uñas

y que, en general, 

la vesícula biliar

les duele a los millonarios y es un lujo mortal,

cambiemos el régimen,

seamos racionales:

Que los que tengan dientes, muerdan;

que los que tengan uñas, arañen a rabiar,

y que, en general,

el champán y la vesícula biliar

sean un patrimonio de toda la humanidad.


Gabriel Celaya.



Propuesta de escritura para hoy:




Escribir cómo sería un mundo justo para vos.

Sumate a esta #ventanaalaescritura mandá tu texto a info@siempredeviaje.com.ar para que lo publiquemos en nuestro blog 

El libro recomendado de hoy es Poesía social del siglo XX: España e Hispanoamérica.

#ventanaalaescritura

¡Compartamos leer y escribir!


jueves, 22 de octubre de 2020

María Pía se asoma a Ventana a la escritura

 



#ATLÁNTICO

Mi memoria es como un bordado al pasado, que se confecciona pasando las hebras de un lado a otro de mi tela, formando dibujos sin cosido, porque las imágenes que voy fijando van mudando con el tiempo, ocupando otros sitios, mezclándose con otras figuras, que mis primas van aplicándome en su labor de bordadoras de sobrepuestos. De manera que juntas nos inventamos mis recuerdos mientras yo me construyo la identidad, porque la identidad reside en la memoria. Así es que, cuando me extravío de mí misma y se pierden los dibujos y se disipa mi tela, porque alguna hebra de pensamiento se ha anudado en cóleras, traiciones, desesperanzas, ausencias, hambres, gritos de miedo, llantos, desamparos, soledades y desamores, son las manos de mis primas las que desanudan mis dolores, recomponiendo mi bordado en tanto yo me reconstruyo la identidad y me reinvento la memoria. Será por eso que, en esta hora de invierno y cielo nublado, vuelo sobre el Atlántico en busca de esas primas que hacen de mi vida un rincón de textura suave y tierna.



 María Pía Marcaida, 2020.
@lacatalinaescribidora
En respuesta a la consigna de #ventanaalaescritura
Vos también podés enviarnos tu texto.
#compartamosleeryescribir


Ventana a la escritura 215: bikini a lunares

 




A los 6 años, mi madre me llevó de vacaciones a la costa. Allí se encontró por casualidad con unas compañeras de trabajo muy jóvenes: las hermanas Amarillo. Siempre las recuerdo con sendas bikinis ídem,  y no creo que esto fuese así: sería demasiada casualidad. De alguna manera, mi memoria estampó el amarillo del apellido de las hermanas en cada bikini. Y tal vez, ni siquiera usaran bikini; tal vez el apellido imantara aquella famosa canción que hablaba de "un bikini, a lunares, amarillo, diminuto, justo justo", y se lo adjudicase a las hermanas.


Hernán Lucas, Dos gardenias.



Propuesta de escritura para hoy:




─Escribí sobre un recuerdo que te lleva a una canción.

Sumate a esta #ventanaalaescritura mandá tu texto a info@siempredeviaje.com.ar para que lo publiquemos en nuestro blog 

Libro recomendado de hoy: Dos gardenias de #HernánLucas

#ventanaalaescritura

¡Compartamos leer y escribir!


miércoles, 21 de octubre de 2020

Ventana a la escritura 214: impulsos



Pinto tal como escribo. Para hallar, para volver a hallarme, para hallar mi propio bien al que poseía sin saberlo. Para obtener la sorpresa y al mismo tiempo el placer de reconocerlo. Para hacer o ver aparecer cierta indefinición, cierta aura, allí donde otros quieren o ven lo lleno.
Para dar cuenta de la impresión de "presencia" en todas partes, para mostrar (y en primer lugar a mí mismo) las marañas, los movimientos desordenados, la animación extrema de los "no sé qué" que se agitan en mis lejanías y buscan instalarse en la orilla.
Para dar cuenta no de los seres, incluso ficticios, ni de sus formas incluso insólitas, sino de sus líneas de fuerza, sus impulsos.

Henri Michaux, Acerca de mi pintura (1959).



Propuesta de escritura para hoy:



─¿Y vos para qué escribís?

Sumate a esta #ventanaalaescritura mandá tu texto a info@siempredeviaje.com.ar para que lo publiquemos en nuestro blog 

Libro recomendado de hoy: Escritos sobre pintura de #HenriMichaux
#ventanaalaescritura

¡Compartamos leer y escribir!

.


martes, 20 de octubre de 2020

Caballo de Troya * Lilian Fernández

 


Caballo de Troya



La vida es eso, vueltas locas. 

Como imaginar una mañana que sea la antípoda de lo que pensabas, de lo esperabas: 


El carrusel gira y vos con él. 


No te diste ni cuenta, pero así fue.

Llegaron los recuerdos, ilusión, risas, todo lo hermoso de la vida.

Hay rosas en el jardín, un césped verde donde sentarte a contemplar los jazmines y su hermoso perfume, pasto recién cortado, un sol brillante. 


El carrusel gira y vos con él.


De repente todo se convierte en un pantano, horriblemente gris. 

Un pozo donde caés, tocás fondo, y nada importa.

El infierno mismo está allí, pero justo antes de morir…


El carrusel gira y vos con él.


Vuelve a girar, soportás, seguís. A veces bien, a veces mal. 

Ya sabés: la felicidad solo la atrapás por momentos. 

Como la sortija del carrusel, todas las vueltas las querés, mas es imposible. 

Él y vos dando vueltas, rápidas, lentas.

Aparece la angustia, la ironía del destino, el miedo, la desesperanza.

Te dan ganas de bajar. 

¿Pero si nunca podes volver a subir y se detiene para siempre el Caballito sube y baja?

 

El carrusel gira y vos con él.


No vas a bajarte, acordarte, viajás con él.

No sabemos por qué, pero así es, la vida continúa. 

Girando como el carrusel.

Cosechá cada momento: tomalo, disfrutalo, son tuyos. Sé egoísta, única, arriesgada, hasta el último día de tu vida. 

Si te dejaron sola en el viaje, ya no importa. 

Sola llegás, sola te vas.


El carrusel gira y vos con él.


Los recuerdos hieren, van y vuelven, ahí están.

Saltan como víboras venenosas.

Te quieren matar.

Por qué mutan con los años, mas no te abandonan.

Quiero que no existan, pero están guardados, agazapados.

Como tesoros malditos que de repente te hacen recordar.


Que vuelva el carrusel, que me devuelva la vida. 


Porque tuve felicidad y dolor.

Conocí la gloria y el infierno. 

Nada vale, nada cambia, nada te reconcilia, nada. 

Te hiere una lanza, el corazón se desangra.


El carrusel gira y vos con él.


Cuando me caí del caballo, mi alma se rompió.

Él pareció detenerse, pero no.

Se voló mi peinado, rompió mi vestido, me quedé sin zapatos.

Yo en el piso golpeada, expuesta.

Todos me miraban, veía sus caras, escuchaba sus risas.

No me importaba.

Pensé “no voy a rendirme nunca”.

Si pude en lo peor, les aseguro puedo en todo.

El carrusel continuó.

Mi caballo de Troya estaba roto, pero tenía otro.

Pequeño, rosa y verde, al que me iba a subir, para continuar el viaje.




Lilian Fernández, 2020.



Witham


Ventana a la escritura 213: su familia de porcelana

 


Antes, aún tiene que meter al armario las tazas e instrumentos, por si acaso. Se pone bajo el agua corriente y frota los restos de su familia de porcelana. Así se conserva la mujer, en sus ingredientes, de los que está hecha. Lo ordena todo, hasta su propia ropa, por tamaños. Se ríe, avergonzada. Pero no tiene gracia. Amontona orden sobre las bendiciones de que disfruta. No le queda nada. De las ensangrentadas plumas de pájaro sobre su camino ya no se ven muchas, porque también un animal tiene que comer. Sobre la nieve queda una película fuliginosa, que desaparecerá en pocas horas.



Elfriede Jelinek,fragmento de la novela Deseo.



Propuesta de escritura para hoy:




─Escribir sobre un personaje pensando de qué ingredientes está hecho.

Sumate a esta #ventanaalaescritura mandá tu texto a info@siempredeviaje.com.ar para que lo publiquemos en nuestro blog 

El libro recomendado de hoy: Deseo de #elfriedejelinek

#ventanaalaescritura

¡Compartamos leer y escribir!
Gottfried


lunes, 19 de octubre de 2020

Rompecabezas * Lorena Di Scala



Rompecabezas
vuelvo
vuelvo a escribirte
vuelvo a escribirte entero
vuelvo a escribirte entero no
vuelvo a escribirte entero no fragmentado
vuelvo a escribirte entero no fragmentado sí
vuelvo a escribirte entero no fragmentado sí vuelvo
vuelvo a vos
vuelvo a vos yo
vuelvo a vos yo en 
vuelvo a vos yo en mí
vuelvo a vos yo en mí soy
vuelvo a vos yo en mí soy otra
vuelvo a vos yo en mí soy otra con
vuelvo a vos yo en mí soy otra con vos
yo
yo soy
yo soy vos
yo soy vos cuando
yo soy vos cuando no
yo soy vos cuando no te
yo soy vos cuando no te puedo 
yo soy vos cuando no te puedo ver
yo soy vos cuando no te podemos ver conmigo
vos
vos sos
vos sos vos
vos sos vos siempre
vos sos vos siempre igual
vos sos vos siempre igual nunca
vos sos vos siempre igual nunca conmigo
vos
yo
vos
yo
vos yo vos yo vos yo vos yo vos yo vos yo vos yo vos yo 
yo vos yo vos yo vos yo vos yo vos
vosyo
vosyoyo
yovosyo
yoyovos
vosvosyo
nunca
nunca siempre
nunca siempre juntos
nunca siempre juntos ajenos
nunca siempre juntos ajenos prendidos
nunca siempre juntos ajenos prendidos nuestros
nunca siempre juntos ajenos prendidos nuestros ojos
nunca siempre juntos ajenos prendidos nuestros ojos nuestros 
nunca siempre juntos ajenos prendidos nuestros ojos nuestros labios
nuestros 
besos
nunca
nuestros besos nunca
nuestros besos nunca
nuestros besos nunca
nuestros
besos
nunca
nunca 
besos
nuestros
fueron




Lorena Di Scala, 2020.


Buckley

Ventana a la escritura 212: cosas suyas

 


Oda a mi mesa de trabajo


Desde chico fui amigo de las mesas.

Entonces, fue la mesa de luz

de mi padre: yo buscaba allí

entre esas cosas suyas

que me hablaban bajito: el tictac

de su reloj de bolsillo (regalo

de mi madre), el florecido llavero,

la letra suya despatarrando

apurados teléfonos y apellidos

de sus señores grandes.

Su íntimo desorden me devolvía

así, cada mañana (mientras él

en otro cuarto leía el diario)

a alguien a quien el día arrebataba

y que partía y se ponía al salir

su voz de padre, y la mucama

abría la ventana y ventilaba

mi diálogo secreto con la mesa

que el plumero profanaba.

Ahora tengo treinta años

y no sólo he conquistado esta mesa 

de trabajo y de luz (más grande

que la que tenía mi padre);

esta mesa, antes que mía,

antes que de estos versos y este desorden

que soy, fue de Adolfo;

él pintaba y fue su mesa de trabajo,

fue su altar y caballete.

Aquí oficiamos de nosotros

y el mundo, afuera, no es más que esta mesa

de trabajo patas arriba.


Fernando Sánchez Sorondo, Salpicón las más noches.



Propuesta de escritura para hoy:




─¿Qué objetos te llaman la atención desde la niñez?

Sumate a esta #ventanaalaescritura mandá tu texto a info@siempredeviaje.com.ar para que lo publiquemos en nuestro blog 

Libro recomendado de hoy: Salpicón las más noches, de #fernandosanchezsorondo


#ventanaalaescritura

¡Compartamos leer y escribir!


Ueshina


domingo, 18 de octubre de 2020

Ventana a la escritura 211: almanaque

 

Johndrow




Almanaque


El frío 

despunta

la madrugada


Su fruto es

la noche



Jorge Valbuena, Pasajera de agua.



Propuesta de escritura para hoy:




─¿Te animás a escribir un texto con el mismo título, que condense la estación de la primavera?

Sumate a esta #ventanaalaescritura mandá tu texto a info@siempredeviaje.com.ar para que lo publiquemos en nuestro blog 

Libro recomendado: Pasajera de agua de #jorgevalbuena

#ventanaalaescritura

¡Compartamos leer y escribir!


sábado, 17 de octubre de 2020

Virginia se asoma a Ventana a la escritura


Roussel



En un frasco

sucio y rajado

te dejo a vos

mentira

me dejo a mí

a mi doble viuda

en el fondo de mis desvanes

entre telarañas y cómics viejos

como la bruja Sabrina

encierra a su padre

yo te encierro a vos

mi gemela malvada

desprejuiciosa

doy vuelta el vaso

pago la cuenta

y me despido para siempre.



Virginia Janza, 2020.


En respuesta a la consigna de #ventanaalaescritura

Vos también podés enviarnos tu texto.

#compartamosleeryescribir

Ventana a la escritura 210: tranquilizante

 Prospecto


Soy un tranquilizante.

Funciono en casa.

Soy eficaz en la oficina,

me siento en los exámenes.

Comparezco ante los tribunales,

pego cuidadosamente las tazas rotas:

sólo tienes que tomarme,

¡disolverme bajo la lengua,

tragarme,

sólo tienes que beber un poco de agua.

Sé qué hacer con la desgracia,

cómo sobrellevar una mala noticia,

disminuir la injusticia,

iluminar la ausencia de Dios,

escoger un sombrero de luto que quede bien con una cara.

A qué esperas,

confía en la piedad química.

Eres todavía un hombre (una mujer) joven,

deberías sentar la cabeza de algún modo.

¿Quién ha dicho

que la vida hay que vivirla arriesgadamente?

Entrégame tu abismo,

lo cubriré de sueño,

me estarás agradecido (agradecida)

por haber caído de pies.

Véndeme tu alma.

No habrá más comprador.

Ya no hay otro demonio.



Wislawa Symborska


Propuesta de escritura para hoy:




─Transformate en el prospecto de un medicamento (¿medicamento contra qué?)

Sumate a esta #ventanaalaescritura mandá tu texto a info@siempredeviaje.com.ar para que lo publiquemos en nuestro blog 


#ventanaalaescritura

¡Compartamos leer y escribir!




viernes, 16 de octubre de 2020

Ventana a la escritura 209: Mi bicicleta y mi casa

 


La bicicleta


Mi bicicleta, esa fea máquina

en mi departamento, está

en pie gracias a un palito rojo,

que parece una ridícula persona

con una campana en el hombro.

Mi bicicleta es una muchacha,

suavemente viajamos de noche

por las calles, llegamos a la casa

y la arrastro dos pisos arriba.

La meto adentro, ahí. No suelo

ser así, tan instrumental, tan

musical... antes la dejaba

al pie de la escalera. Nunca

la dejé afuera una noche entera

esperándome─no haría eso.

¿Pero qué quiere decirme?

Bajando en el ascensor,

rezando todavía

ahí esperándome... está.

Esta es la primera noche

y conoció un amigo nuevo,

mi departamento. Ojalá las luces

de mi hogar hablen bien

del nuevo par. Movimiento

y Quietud.

Apago una luz galante

para provocar un gong.

Mi bicicleta y mi casa

se caen bien.



Eileen Myles, Yo no.


Propuesta de escritura para hoy:




─Elegí el objeto preferido que tengas en tu casa y escribí personalizándolo.

Sumate a esta #ventanaalaescritura mandá tu texto a info@siempredeviaje.com.ar para que lo publiquemos en nuestro blog 

El libro recomendado de hoy es Yo no de #EileenMyles

#ventanaalaescritura

¡Compartamos leer y escribir!




jueves, 15 de octubre de 2020

Ventana a la escritura 208: mi madre

 


Las formas



Siempre tuve la sensación de que mi madre

moriría por nosotros, se lanzaría a un fuego

para sacarnos, el pelo incandescente como

un halo, se zambulliría en el agua, su cuerpo

blanco sucumbiendo y girando lentamente,

ese astronauta cuyo cable se corta

para

perderse

en la nada. Nos habría

protegido con su cuerpo, habría interpuesto

sus senos entre nuestro cuerpo y el cuchillo,

nos habría metido en el bolsillo del abrigo

lejos de las tormentas. En la tragedia, el animal

hembra habría muerto por nosotros,

pero en la vida tal y como era

tuvo que mirar

por ella.

Tuvo que hacer a los niños

lo que él dijera, tenía que

protegerse. En la guerra, habría

dado la vida por nosotros, te aseguro que sí,

y lo sé: soy una estudiosa de la guerra,

de hornos de gas, de asfixia, cuchillos,

de ahogamientos, quemaduras, todas las formas

en las que sufrí su amor.



Sharon Olds, Los muertos y los vivos.



Propuesta de escritura para hoy:




─Empezar un texto así: "Siempre tuve la sensación de que mi madre".

Sumate a esta #ventanaalaescritura mandá tu texto a info@siempredeviaje.com.ar para que lo publiquemos en nuestro blog 


#ventanaalaescritura

¡Compartamos leer y escribir!





miércoles, 14 de octubre de 2020

Verónica se asoma a Ventana a la escritura

 


Ese instante 

eterno 

        donde tu boca 

se arrima a la mía

   instante 

         húmedo

                encendido 

                                              e s t i r a d o

   con sabor

         a despedida





Verónica Carrera, 2020.

En respuesta a la consigna de #ventanaalaescritura.

Vos también podés enviarnos tu texto.

#compartamosleeryescribir




Ventana a la escritura 207: explosivo

 



No escribo maravillas.

Me las guardo.


Y cuando las vuelvo a ver ante mis ojos

y recorro el explosivo aroma de esos dedos


me relamo.



Loreley El Jaber, La playa.



Propuesta de escritura para hoy:



─Hagamos lo contrario: ¿Qué maravillas guardadas podés escribir?

Sumate a esta #ventanaalaescritura mandá tu texto a info@siempredeviaje.com.ar para que lo publiquemos en nuestro blog 

 El libro recomendado de hoy es La playa de #LoreleyElJaber


#ventanaalaescritura

¡Compartamos leer y escribir!