lunes, 27 de febrero de 2017

hasta que cambie la luz * Gabriela Tavolara


hasta que cambie la luz
meceré despedida
la hamaca sin empujón
forjada en la soledad
manuscrita muñeca rota
de porcelana fría indocumentable es:
LUZBella
brilla en la penumbra
un paso
al desencantamiento
de cadenas
altero
paro
suelto
y no soy, ni yo, ni el encanto
del luto desencadenado
al LloVER
ciego:
¿vislumbré mi sola voluntad?
ni encendida
o apagada
interruptor llave paraíso
tenue fuego de antaño
noche de Luna Llena
hiela
quita aullidos
era un día gris
hipócrita que no vuelve
me arroja mil
voy sin voces
yo, otra
vez
temporal
sin velas
que lúgubre rincón
no pude perder
te dejaré un pie detrás
palpitando alas
estoy lunática
o sombría
eteromaníaca
espero tu partida
transmitir


despacio


espacio



ser



Gabriela Tavolara, pOrcelanecra.


domingo, 26 de febrero de 2017

En el bosque * Jose Lupia




Miro hacia arriba buscando cielo.
Hay ramas.
Brazos de gigantes entrelazados
formando una enramada espesa.

Luna y estrellas no existen en la noche del bosque.

*

Yo salgo de mi cuerpo para verme.

Trepo hasta las ramas más altas
de los árboles más viejos,
casi flotando,
como una sombra,
aunque no soy una sombra,
soy yo fuera de mi cuerpo,
saliendo de mi cuerpo para verme,
ahí abajo,
en el medio del círculo perfecto de abedules,
acurrucado como un niño atravesando una noche larga.

*

El viento acerca el trinar de algunos pájaros.
Son silbidos ahogados
que escucho desde arriba.
También, intuyo, desde abajo,
entre el musgo y los hongos,
mirando el techo sin cielo,
la espesura de mil hojas superpuestas.

No sé si trinan los pájaros,
o si el viento...


*

A la noche, no hay otros en el bosque.
A la noche, el bosque es un cuerpo que respira.

*
Escucho gritos.
Vienen desde abajo.
Desesperan.
Reconozco mi voz pidiendo ayuda,
el crepitar de mis pies entre el follaje.



Mis ojos me interpelan:
¿Por qué no lo ayudo?

*

El viento juega entre las copas de los árboles,
me recuerda que estoy vivo.
Sonrío.
Soy un rey insensible
mirando desde arriba.

Lo compadezco.

Él piensa que está vivo.
Allá arriba.
Entre las ramas más altas
de los árboles más viejos.
El aire no lo roza,
lo atraviesa,
como a las sombras,
aunque no sea una sombra…

*

Sin dejar nunca la sonrisa,
va a caer desde lo alto.
Entre las nieblas de la noche del bosque
envuelto en su fragancia narcótica,
va a caer como un muerto.

*

Su cuerpo va a fundirse con el mío.
Un cuerpo muerto.
Un cuerpo enfermo.
Fundidos.
Juntos.

Buscando,
en el medio del círculo perfecto de abedules,
sobre el suelo crujiente,
bajo la enramada espesa,

un poco de cielo.




José Lupia, 2016.



Alamos negros, Karin Godnic

viernes, 24 de febrero de 2017

A esta edad * Alicia Beatriz Álvarez




Parece mentira, a esta edad?
descubrís que la panza se instala para siempre
almohadón entretejido a los tejidos
párpados se caen sobre esos ojos
tan bonitos que tenías
el maldito cirujano
te toma por asalto con cincuenta lucas
para hacerte el favor de
ponerte presentable
en el fondo te negás
porque tenés más miedo
te das cuenta de que vos
la que arremetías
la que ponía el cuerpo, los nervios,
te tirabas de cabeza a lo que viniera
ahora
ahora
tenés miedo
vos
la desvelada
cuidadora
cuenta-cuentos
dormiste en una cuna
doblada
como papel glasé y
ahora sos una inocente
que quiere apendejarse


Y no es maldad, te juro que lo no es.


Ahora cuando creías
que todo está resuelto
cuando dijiste ahora me toca a mí
pues resulta ser que no te toca
porque perdiste
el buen tino y
la festividad que te caracterizaba
entonces
te llevan esposada
te queman en la hoguera


Y no es maldad, te juro
hasta llegué a preguntarme para qué?


la vieja que se queja de la vida
sin presión ni azúcar en la sangre
con un retiro abultado de billetes verdes
y por supuesto de más está decirlo
se siente abandonada
y lo peor
confabula con la sangre de tu sangre
en tu contra
claro está.


Parece mentira, a esta edad?
te agarran mal parada
mal parida




Hay algo que no funciona


algo estoy haciendo mal


y eso, es único y mío.





Alicia Beatriz Álvarez, 2017.
Producido en los Talleres de Siempre de Viaje.


jueves, 23 de febrero de 2017

Si afuera * Eduardo Galvez



Si afuera, delante 
de la ventana un poco más allá 
el violeta asume temporalmente 
la forma de árbol

                                                                                  
                                               entonces, jacarandá

Si allá, pues
esta vez abajo
la tierra se fragmenta
multiplica, recompone
en aquel color 


                                               entonces, la lluvia

Si dentro, detrás
en calma, protegido
la siesta duerme


                                               entonces, mi niño. 







Eduardo Galvez, 2017.
Texto producido en los Talleres de Siempre de Viaje.




miércoles, 22 de febrero de 2017

serpientes * Sofía Tagle

las siento deslizarse entre mis piernas
húmedas
frías
un cosquilleo recorre mi cuerpo
me estremezco
tiemblo
suplico

grito

ellos están ahí
pero no quieren ayudarme
exagero dicen:
no dañan
solo buscan jugar un rato
acercarse
hacerse amigas

pero no
las quiero lejos
una resbala sobre mi hombro
otra se enrosca en mi brazo derecho
las siento deslizarse

suplico
grito

ellos están ahí
me ignoran

otra se escabulle entre las patas del sillón
sudor frío
el tapizado de pana violeta se raja
sudor
tiemblan mis manos
mis pies
lloro
suplico
grito

ríen

se alejan

ellas cada vez más cerca
se multiplican
son miles
pequeñas
grandes
rojas
negras
amarillas
escamas
rechazo
miedo

suplico
grito



despierto




Sofía Tagle, 2017.
Texto producido en los Talleres de Siempre de Viaje.


martes, 21 de febrero de 2017

Con mirada fija * Vanesa Giordano



Con mirada fija
cabalga hacia mí
un aroma que temo

soy su blanco
se acerca
avanza

hinchadas sus venas
burbujean pactos 
                    lazos
                   nidos

no viene sólo su galope
son muchos
                     hay tamaños
                   dulces rancios
                                grises 
                                olores
son cada vez más
                            respiraciones 
              pestañas
                            miradas latidos
                 deseos

           t
     i
            e
      m
            b
       l
            o
mecomprimo
m  e    h  i  e  l  o

y cabalga
con enardecida mirada
avanza

más me achico
m  á   s      m  e        d  i  s  p  e  r  s  o

¿y si me ablando?
                 blando 
                 blanco soy 

ojos que galopan
hogarecuerdo que avanza

y a su paso babas de diablo

e
  s
      t
          e
                   l
                                 a
                                                         s
telarañas
latigazos filosos 
                             duros duelos
                                        duelen
canciones dibujos maderitas 
la alfombra naranja
las manchas indelebles
las historias de juguete 

¿temer a los recuerdos?
                                        sin embargo 
                                                              tiemblo

amago parálisis

                                 me detengo


observo implacable
                                 esa mirada
                                 sus venas
                                 el galope

                                                       me aquieto

¿y si no me amiedo?
         me dejo alcanzar
                        avanzar
                     burbujear

¿y si me abocano de aire?
                                            es diáfano
                                            es menta
                                            horada nuevos ríos
                                            despereza el hollín 

con mirada fija
sigue cabalgando hacia mí
un aroma a hogar 

sigo siendo su blanco
                         blanca 
                         blanda 
                                      por dentro 

la sangre de sus venas me nutre
                                       me pulsa
                                       me late
                                       me vive

trémula en mí
                                       viva
                                                                    voy                                   






Vanesa Giordano, 2017.




                                                                                                                                     

domingo, 19 de febrero de 2017

Marzo: Oliverio Girondo en el Club de Lectura

En marzo vení al Club de Lectura de Oliverio Girondo, vamos a leer sus poemas, conocer algo de su historia y también escribiremos con consignas generadas en el Taller.

¡No te lo pierdas!
Hay varios grupos y horarios en la guarida de Siempre de Viaje en el Abasto.



¿Dónde?
¿Me extravié en la fiebre?
¿Detrás de las sonrisas?
¿Entre los alfileres?
¿En la duda?
¿En el rezo?
¿En medio de la herrumbre?
¿Asombrado a la angustia,
al engaño,
a lo verde?
No estaba junto al llanto,
junto a lo despiadado,
por encima del asco,
adherido a la ausencia,
mezclado a la ceniza,
al horror,
al delirio.
No estaba con mi sombra,
no estaba con mis gestos,
más allá de las normas,
más allá del misterio,
en el fondo del sueño,
del eco,
del olvido.
No estaba.
¡Estoy seguro!
No estaba.
Me he perdido.

Oliverio Girondo.