viernes, 18 de septiembre de 2020

Soledad en Ventana a la escritura




 

¿que qué disfraz guardaría?

este no era rosado y suave
tenía una oreja quebrada
-entablillada-
una visión absoluta
pero
pesaba tanto que
fue un respiro
guardarlo en el placard junto a la biblioteca
envolverlo con paciencia y con la nariz 
que no dejaba de moverse de un lado a otro como hacen los conejos, en una alergia estacional permanente
los ojos enrojecidos que ya ni sacándome el traje sentía alivio
quedaban restos de algodón sobre el piso
como evidencia criminal
sobre la piel, pegados ¿o era de lo que estaba hecha? algodón con pegamento y costuras más o menos logradas 
guardarlo en el placard
prolijo pero con un moño desproporcionado 
ahora que todo es sacar, soltar, quedar intacto
yo sabía
que era preciso guardarlo no fuera que empezara a asustar.



Soledad Gopar, 2020.

@ellahaciaeleste

En respuesta a la consigna de #ventanaalaescritura

Vos también podés enviarnos tu texto.

#compartamosleeryescribir

Ventana a la escritura 182: su espalda de marfil

 




En las semanas siguientes María no posó para él ni le permitió usar otras modelos. Aparecía inesperadamente en el estudio y se ponía a charlar mientras él pintaba. Una tarde, cuando entró en el estudio, vio a una mujer desnuda sobre la plataforma de modelos, tirada sobre unas pieles, mostrando sus curvas y su espalda que parecía de marfil.

Más tarde, María hizo una escena. Novalis le rogó que posara para él; ella finalmente aceptó. Agotada por la discusión, se quedó dormida. Él trabajó durante tres horas sin pausa.

Con franca modestia, María se admiró en el cuadro tal y como lo hacía en el gran espejo de su habitación. Ebria por la belleza de su propio cuerpo, perdió por un momento la conciencia de sí.



Anaïs Nin, Pajaritos.



Propuesta de escritura para hoy:


─Escribir un texto incluyendo esta oración: "Ebria por la belleza de su propio cuerpo, perdió por un momento la conciencia de sí".

Sumate a esta #ventanaalaescritura mandá tu texto a info@siempredeviaje.com.ar para que lo publiquemos en nuestro blog 

 El libro recomendado de hoy es Pajaritos de #AnaïsNin


#ventanaalaescritura

¡Compartamos leer y escribir!

jueves, 17 de septiembre de 2020

Mariano en Ventana a la escritura

 


LOCURA

Tengan en cuenta que, en último término, fui testigo de un horror visual. Pero decir que una conmoción mental fue la causa de lo que deduje, no sería más que negar los hechos más palpables de mi experiencia real. A pesar de todas las cosas que tuve ocasión de ver y oír, y que dejaron una imborrable huella en mí, no podría afirmar si me encuentro equivocado o no, en lo que respecta a mis conclusiones.

Los vi. Iban caminando de la mano hacia la parada. Me acerqué, sigilosamente, hasta hallarme a unos pocos metros de distancia. Cuando él giró la cabeza y pude ver su rostro, sentí un escalofrío trepar lentamente por mi espalda, como una hormiga que escala dificultosamente la corteza de un grotesco árbol. Tuve que atajarme con un poste de luz para no caer al suelo. En esos momentos llegó el colectivo. Vi a ella subir y saludar desde la ventana, mientras él respondía al saludo llevándose la mano a la boca y tirando un beso al aire.

Finalmente, reaccioné y me alejé del lugar. Pero esta vez ya no deseaba mi propia muerte sino la de aquel desgraciado bastardo que había arruinado mi vida. Más tarde me ocuparía de ella.

Lo seguí hasta su casa. Resultó quedar a unas pocas cuadras de la parada. Era mi oportunidad. Aguardé con paciencia. Era sábado, ya de noche, y no había casi nadie en la calle. Se escuchó el ruido de una puerta y lo vi salir, apurado. Lo seguí durante cuadras, perdido entre callejuelas totalmente oscuras, desiertas y desconocidas, hasta que se detuvo frente a una semi derruida puerta. Me acerqué y escuché…

-        “Esta es la noche indicada. Exactamente a las 00:30 horas se producirá la conjunción entre la luna y la estrella oculta. Debemos estar preparados para abrirle las puertas de nuestra dimensión a aquel que se encuentra más allá. ¿Dónde está la chica? ¡Tienes que traerla!”.

La voz era apagada, como si fuera la de un anciano.

-        “No se preocupe. Ella vendrá. Está bajo mi dominio”.

 Después de esa escalofriante conversación, ambas siluetas desaparecieron en el interior de la antigua casucha. Me quedé afuera, pasmado, pensativo y lleno de dudas sobre qué hacer. Faltaba apenas media hora para las 00:30.

Enseguida escuché unos pasos acercándose. Era ella. Quise advertirle, pero algo dentro me hizo quedar al abrigo de la noche oscura. Entró a la casa y la seguí, pero cuando quise ingresar, la puerta estaba trancada. Eran las 00:20. Me dirigí al costado de la casa y, tras saltar una pequeña puerta de rejas, logré escabullirme hacia el fondo de la tétrica construcción.

Me escondí detrás de unos arbustos y enfrente mío se dibujó una horrorosa escena: varias personas danzaban desnudas alrededor de una hoguera, al compás de una música que parecía brotar de las entrañas de la tierra. Entonaban un escalofriante cántico y elevaban sus brazos al oscuro cielo, desprovisto de estrellas.

Exactamente a las 00:30 horas, comenzó a soplar un viento helado, e inmediatamente cesaron los cantos. Un silencio sepulcral inundó el ambiente. En ese instante, pude ver cómo se producía una abertura o esclarecimiento en el aire, y las personas allí reunidas se amontonaron debajo del agujero, con sus brazos aún extendidos hacia arriba.

Algo bajó por allí. Algo que no es de este mundo y que produjo un estridente chirrido que me dejó helado. (debo tomar algo antes de proseguir…siento un escalofrío apoderarse de mi cuerpo entero. Alguien me observa).

Ese ser echó por su boca -si así se puede llamar- un líquido viscoso que, ni bien tocó a los allí reunidos, los quemó de pies a cabeza. Fue algo horrible. Me hallaba paralizado a escasos metros de esa abominable criatura, que descargaba su furia sobre los que la habían invocado.

En un abrir y cerrar de ojos todo había terminado. Me pregunté si todo había realmente sucedido o sería una pesadilla de la cual despertaría enseguida. Me incorporé lentamente, y fui acercándome a la extinta hoguera. Allí tendidos, todos quemados y con una horrorosa expresión en sus casi desfigurados rostros, se encontraban los cuerpos de las ocho personas que llamaron a esa cosa.

Hoy, a dos meses y medio del horror, me encuentro tras las rejas. Un juez me sentenció a cadena perpetua en este loquero. La gente dice que soy un demente. Estoy condenado a pasar el resto de mi vida en este asqueroso lugar. Nadie me cree. Me siento impotente. Espero que esa bestia, o lo que haya sido, no vuelva a ser invocada nunca jamás. Están advertidos.

NOTA: Esta carta fue encontrada en el piso, junto al cuerpo sin vida de su autor. Según el informe médico, las causas de su muerte aún son desconocidas.



Mariano Diaz, 2020.

@diazmarianoramiro
En respuesta a la consigna de #ventanaalaescritura.
Vos también podés enviarnos tu texto.
#compartamosleeryescribir


Ventana a la escritura 181: supuesta realidad

 



Hendija en el sueño


Mi sangre se escucha al caer

en la mesa.

Mientras duermo, mi nariz sangra

en el almohadón blanco.


Llega un sueño rojo...


¿Quién estará del otro lado?

Mi sombra se refleja en paredes.

La muerte se despierta a cada paso

y en la supuesta realidad,


la sombra ya está coagulando.



Tomás Chaves, Antitetánica.


Propuesta de escritura para hoy:


─Escribir un texto en el que algo de la vigilia se cuela en lo onírico.
─Pensar un texto a partir del título "hendija en el sueño".

Sumate a esta #ventanaalaescritura mandá tu texto a info@siempredeviaje.com.ar para que lo publiquemos en nuestro blog 

 El libro recomendado de hoy es Antitetánica de #TomásChavez

Publicado por @editorial_subpoesia

#ventanaalaescritura

¡Compartamos leer y escribir!

miércoles, 16 de septiembre de 2020

Sin casco ni camuflaje * Ana Marin






Sin casco ni camuflaje
ni escudo ni arma-dura
a pura piel y alma pura
no hay medida en la desmesura
las balas
cuántas balas en esta
no son de salva
no me salvan
el impacto está en el centro
ahí es donde estoy yo
todo alrededor quizás gira
yo me tambaleo a-penas hacia adentro
alrededor
todo
quizás
gire.

*

desmesura

nombre femenino
Falta de mesura o comedimiento.
"en la pintura, la influencia romana rafaelesca cede, poco a poco, el paso en algunos artistas a ciertos ecos de la desmesura anatómica de Miguel Ángel; la desmesura de los músicos tenía su reflejo en cuatro bailarinas irregulares, que practicaban el caderazo salvaje y el desmelene"

*

Desmesura
comedimento salvaje
salvaje caderazo
femení

¿no cede la desmesura?

poco a poco
en algunos
falta
falta

falta de mesura, Miguel

amor-ana

romana
ana-tómica
rafaelesca

la bailarina

¿el nombre?


Desmelene.









Ana Marin, 2020.


Ventana a la escritura 180: amabilidad




 Sé amable


Siempre nos piden

que entendamos el punto de vista

de los otros

sin importar si es

anticuado

necio

asqueroso.

A uno le piden

que entienda

amablemente

todos los errores de los otros

sus vidas desperdiciadas

sobre todo si son

de edad avanzada.

Pero su edad es lo único

en lo que nos fijamos.

Han envejecido

mal

porque han

vivido

sin enfoque,

se han negado

a ver.

¿Que no es culpa suya?

¿culpa de quién?

¿mía?

se me pide que oculte

mi opinión

ante ellos

por miedo a su

miedo.

La edad no es un crimen

pero la vergüenza

de una vida

deliberadamente

desperdiciada

entre tantas

vidas

deliberadamente

desperdiciadas

sí lo es.



Charles Bukowski, 100 poemas.


Propuesta de escritura para hoy:


─ Escribir un texto con este mismo título: "Sé amable".

Sumate a esta #ventanaalaescritura mandá tu texto a info@siempredeviaje.com.ar para que lo publiquemos en nuestro blog 

 El libro recomendado de hoy es 100 poemas de #CharlesBukowski


#ventanaalaescritura

¡Compartamos leer y escribir!

martes, 15 de septiembre de 2020

Ventana a la escritura 179: agüita

 



El ciclo del agua


El agua que cae

se mete en la tierra

corre por el río

y llega hasta el mar.


Cuando el sol calienta

el agua se esconde

en las nubecitas

que allá arriba están.


Baja nuevamente

en forma de lluvia

a ríos y mares

para yo nadar.


Agüita de río,

agüita de mar

agüita que llevas

la prosperidad.


María Elcina Valencia, Poemas Matriax, antología de poetas afrocolombianas.


Propuesta de escritura para hoy:


─Escribile a uno de los cuatro elementos.

Sumate a esta #ventanaalaescritura mandá tu texto a info@siempredeviaje.com.ar para que lo publiquemos en nuestro blog 

#MaríaElcinaValencia


#ventanaalaescritura

¡Compartamos leer y escribir!