sábado, 31 de mayo de 2014

Verónica Tarzia - Minuto Magdalena

aquello que evoco
cuando navego
los canales venecianos
las palabras elegidas
el lápiz de mi mente
no es el jardín
no es el jardín de las magnolias
Verónica Tarzia en el Matienzo.
su perfume inconcebible
la sombra fresca de los abedules
tentación de sentir
el rocío de la mañana
entrevistando flores conejo
blancas,
y panaderos
de finas oscilaciones
entre los girasoles vibrantes
alunados por todas las estrellas

el espectro del jardín
no es el jardín evocado
en los canales de mi mente
de donde tampoco
se desprenden los duendes
buenos del mundo
compañeros navegantes
más ligeros que yo
vocecitas alertas
al silencio que se esparce
en el tránsito de la góndola
que atraviesa este puente

vienen
todas aquellas palabras
se asumen en mi lenguaje
son los duendes
y es el jardín
que yo vivo
cuando navego

en los canales de mi mente.


Verónica Tarzia, 2014.
Texto producido en los Talleres de Siempre de Viaje.



viernes, 30 de mayo de 2014

Sofía Ciravegna - Minuto Magdalena

(time – pink floyd)


dejé
sentir
correr
el tiempo
latir
las palpitaciones
aceleradas
durante el silencio
zumbando
sobre mi pecho
dejé
la noche
desesperar
correr
el tiempo
la corriente
los años
ecos
vacíos
tiempo
encapsulado
dejé
los ojos cerrados
junto a mi cabeza agachas
y aún
puedo
escuchar como respiras
eco
vacío
siento
tu aliento cálido sobre mí
en la madrugada
la misma hora
las mismas manos
se atan a mi cama
y abrazan mi cuerpo
con insistencia
estampándose
en cada membrana
invisibles
volátiles
estoy alucinando?
o estás?
el tiempo me tumba
me invierte
un limbo
junto
con vos


Sofía Ciravegna, 2014.
Texto producido en los Talleres de Siempre de Viaje.



jueves, 29 de mayo de 2014

A mi sustancia - Florencia Naiman




A mi sustancia

Azul.
Azul dejame hacerte
Intimarte sentido a sentido
y romperte cada uno de los nervios
en furia ventosa.

Dejame entenderte
y aplastarte o acariciarte
en exceso de verbo armonioso,
llegando a una menta neutra.

Te ruego
que no me dejes afuera del color,
que por algún agujero invisible
me dejes entrar
y comprobar que eres igual
a como yo te vi
en selvas furiosas
en cajas de pinturas,
ahí por esos lugarcitos
yo no hacía más que soñarte,
yo no hacía más que torturarme.

De una vez encontrarte
y dominarte
resolver la contradicción
que me tiene acuchillada
en los ojos y la garganta,
amar el castillo de la soledad,
aquella del río
o demolerlo
que se conviertan en ruinas
las ilusiones poéticas y la mística del azar,
si tan solo supiera…


si tan solo te viera…



Florencia Naiman, 2014.
Texto producido en los Talleres de Siempre de Viaje.


CORAZÓN DELATOR
La propuesta de Siempre de Viaje para los adolescentes
Lugar: Guarida Literaria de Siempre de Viaje
Coordinación: Nicolás Pazos
Dirección General: Karina Macció
@siempre_deviaje
Tel.: 4867-5964 // 11 50 56 36 95 // 11 21 88 69 09



miércoles, 28 de mayo de 2014

Marcel Proust en el Club de Lectura

Este mes vení a disfrutar de la lectura, como Marcel:


Yo dejaba a los otros terminar de tomar el té en el bajo del parque, al borde de los cisnes, y subía corriendo por el laberinto hasta la enramada en donde me sentaba, inhallable, adosado a los nogales talados, percibiendo el sembradío de espárragos, los bordes de cerezos, el estanque donde, ciertos días, los caballos hacían subir el agua al girar, la puerta blanca que era el "fin del parque" en lo alto y, más allá, los campos de rosales y amapolas. En esta enramada, el silencio era profundo; el riesgo de ser descubierto, casi nulo; la seguridad se volvía más dulce por los gritos alejados, que, de abajo, me llamaban en vano, algunas veces incluso se acercaban, subían las primeras matas de hierba, buscando por todos lados, luego se daban vuelta, porque no me habían encontrado.


En Mayo, en el Club de lectura de Siempre de Viaje, "Sobre la lectura", Marcel Proust.




Coordinación: Cecilia Maugeri, Virginia Janza y Karina Macció.
Dirección General: Karina Macció
Lugar: Guarida Literaria de Siempre de Viaje
fbk: siempredeviajeliteratura
@siempre_deviaje
Tel.: 4867-5964 // 11 50 56 36 95

martes, 27 de mayo de 2014

Diamar Pretel - Minuto Magdalena



Recuerdo tu olor fresco y tu presencia, que era ligera, pero acogedora.
Hoy vivo con la impresión de que tenías la facultad de hablar y guardar silencio al mismo tiempo. En ese entonces, todas las palabras pertenecían a la misma conversación y todas las conversaciones eran la conversación de siempre.
Hay momentos en que te recuerdo muy de cerca y veo pedazos de tu cara, cabellos que no eran negros sino castaños y tus dedos tan peculiares con uñas muy chiquitas.

Ahora lejos, en kilómetros y en años, me sorprende lo poco que has cambiado, como para que de algún modo, no te pueda perder de vista.

Lo que no sabemos, es que no te puedo dejar de ver, aunque quisiera y que siempre extrañaré tu compañía sin horas, sin prisa, porque podíamos vivir eternidades, en cualquier momento, el día que fuera.

Diamar Pretel, 2014.
Texto producido en los talleres de Siempre de Viaje.


Diamar leyendo en el Club Cultural Matienzo

lunes, 26 de mayo de 2014

Martín Po - Minuto Magdalena

La tortuosa y suave voz
el dolor de espalda
la impaciente espera de los comensales
esperar
jugar con el abridor en la mano
hacer que camino
sacarme la pelusita del delantal
pasar el tiempo
todo preparado
me duelen las piernas
¿dónde estarás?
limpiar un poco el polvo
escuchar
la tortuosa y suave voz
éxtasis homicida
llega la gente
los alimento
¿dónde estarás?
Yo, acá
representando
en esta máquina
artificio
del olvido, el placer
mi espalda, mis piernas
todo es sonrisas
sienestra voz
le alcanzo la sal, una coca light
sonrío
me paro y sonrío
ellos ríen, mastican, me miran y guiñan un ojo
yo pienso
¿dónde estarás?


Mientras
a todos les gusta
masticar sangre

escuchando bossa stones


Martín Po, 2014.
Texto producido en los Talleres de Siempre de Viaje.


domingo, 25 de mayo de 2014

Débora Hadges - Minuto Magdalena


En dos minutos puedo hacer una cookie o caminar dos cuadras. Otros corren 4 o 5. Se pone un poco de manteca en un pote y va al microondas 15 segundos. Se agrega azúcar blanca y negra. Se bate. Miro el tenedor pensando que adentro mío debe haber una mezcla verde que me deja vacía. Se agrega un huevo, un poco de harina y batir. Hace frío afuera y yo bato. En dos minutos te puedo decir muchas cosas. Si en un minuto entran 68 o más palabras, en dos hay un monólogo. No puedo mirarte con otros ojos distintos a los míos. Los chips de chocolate se esparcen de manera irregular. También se pueden agregar nueces picadas. Yo soplo sobre la mezcla y sobre cualquier cosa que aparezca cerca, para limpiarme. No sé si adentro estoy podrida, no sé la receta pero hace frío. Frío es querer irse a casa. Ya pasaron 80 segundos, un minuto y 20 segundos. Se pone el pote en el microondas. Frío es un momento de impacto, rechazo con todo. En dos minutos cocino el postre, cookie al pote. La mezcla terminó de girar y está caliente. La distancia entre el calor de tu cuerpo y los grados de afuera se agranda. Ese bache es como un hueco, tierra de nadie. El cuerpo pierde calor, afuera. Frío es, también, cuando hacés silencio.

Débora Hadges, 2014.
Texto producido en los Talleres de Siempre de Viaje. 

sábado, 24 de mayo de 2014

El Minuto Charly de Viajera y Siempre de Viaje en Revista Veintitrés


Por Lucas Cremades

No importa cuándo, dónde, cómo, con quién ni por qué. La música de Charly García se actualiza en la memoria colectiva con la fuerza de un primer beso, de una sobredosis o de una estadía en la cárcel.

En un sótano del bajo porteño, el poeta peruano John Martínez Gonzales presenta la antología Fogata eterna (Hanan Harawi Editores), inspirada en el músico ícono del rock argentino y compuesta por 32 poetas de nueve países de América latina.

El poeta peruano no está solo. Debajo del escenario hay un buen coro de escritores apasionados que tendrán su “Minuto Charly”. La consigna forma parte del encuentro organizado por Viajera Editorial –una usina de ideas con una atrevida voz propia que sale en busca de talentos nuevos–, en el que cada autor recita una poesía inspirada en la obra de García en menos de sesenta segundos. “Fue en la primavera del 2013 cuando tuve todo claro: tenía que publicar una antología de poesía dedicada a Charly García –recuerda John Martínez–. Los últimos cuatro años habíamos recibido en Lima, en el marco del Festival de Poesía, a diversos poetas de habla hispana y descubrimos que las canciones de García nos habían influenciado y esto hizo que nos acerquemos más. No importaba si habíamos nacido en Lima, Talca, Cuernavaca, Quito, La Paz o Rosario. Todos teníamos en el soundtrack de nuestra vida más de una canción de Charly”, evoca el poeta peruano.

No hay Say no more en esta noche de Buenos Aires. Junto a la sociedad de los poetas vivos, ataviados con sus uniformes rockeros, las loas dedicadas al artista brotan como las olas de espuma de los vasos de cerveza. La presentación no se detiene. “Plateado sobre plateado / Charly canta / y el exilio se vuelve de lata / oxidando cada parte del mapa que gira en la piel / situar en el papel el amor el placer / cada melodía ubicar / las ganas de volver y revolver / Yo tampoco aguanto más / y el mar insiste en separar / infinito, plateado /(…) Como Charly / me pregunto / por qué tenemos que ir tan lejos / para estar acá”, recita la autora Eugenia Coiro, integrante de Siempre de Viaje –Literatura en progreso.

viernes, 23 de mayo de 2014

Club de Lectura SV: Marcel Proust

CLUB DE LECTURA 
mayo MARCEL

Nos juntamos a leer el libro "corto" de Marcel Proust,
Sobre la Lectura. Allí el escritor plantea el germen de lo que será En busca del tiempo perdido, habla de qué es para él la lectura, la rememora en su infancia y da una perspectiva original sobre leer y escribir.

Karina Macció

Lugar: Guarida Literaria
de Siempre de Viaje 
11 4867 5964 // 15 5056 3695
 

Escribite un Haiku!

Taller de Haiku I

nozarashi o
kokoro ni kaze no
shimu mi kana

A la intemperie,
se va infiltrando el viento
hasta mi alma.
                                         Matsuo Basho


Introducción al haiku

Viernes 6 y 20 de junio, 20 h

Coordina: Virginia Janza

Lugar: Guarida Literaria
de Siempre de Viaje 

Dirección General: Karina Macció

Alicia Álvarez - Minuto Magdalena

Allí está. Sobre la mesa en una copa de cristal. Fragante, nacarado. Un jazmín bálsamo, aterciopela de blanco mi sala vacía.
Me atonta, aroma mis venas, absuelve los pecados.
El largo pasillo. Mosaicos rojos y amarillos, bordeado de margaritas es el salón de baile de las abejas bajo el sol de diciembre del 62.
Diana, rubia y pálida con ojos descoloridos. Yo, yo no tengo recuerdos de mí misma. Silenciosas. Pequeños dedos en las flores, cazamos las abejas por las alas con ilusión de miel.
Huelo a jazmín.
Gente que va y viene, barras de hielo.
La gallega de la casa de adelante, manos en la cintura me pregunta:
-dime buli buli, que vais a pedirle a los reis magos. Nunca supe el significado de buli buli.
María en el piletón. Pelo negro y labios rojos canta “yo soy la morocha”.
Otro jazmín.
El parral regala uvas. Mamá se queja de las moscas que atrae. Veo a María que lava y lava desde mi zaguán.
Amarillo y negro, el vestido de mi madre. Pizpireta, joven.
Pañuelito al cuello, mi padre ataja el sudor de la noche aplastante frente a la parrilla.
El arbolito con sus luces. Villancicos y pasos dobles con olor a espiral.
-¿Y Diana? Ella quería ver a Papá Noel porque no lo conoce.
-ella es judía.
Miro a mi madre con ojos de pregunta.

Diana y las abejas. La gallega y María. Papá Noel y mis padres por el largo pasillo del perfume. Ese jazmín me devuelve, así de golpe, a la sala vacía de mi casa de otoño.



Alicia Álvarez, 2014.
Texto producido en los Talleres de Siempre de Viaje.

Alicia Álvarez leyendo en el Club Cultural Matienzo


jueves, 22 de mayo de 2014

Gabriela Oyola - Minuto Magdalena


Un viejo paseo por las calles del barrio de mi infancia, abrió las puertas para pensar el tono que alcanzan las palabras pronunciadas por primera vez, esas que me acompañaron siempre y aún están allí, en el umbral de la vieja puerta un poco hinchada por el tiempo. En aquella vereda pude desplegar mis primeros dibujos, mientras comía caramelos de colores. En estas imágenes perfumadas con aroma a niñez, se hace presente un estilo.
Recuerdo, de este modo, unas grandes macetas de piedra en las que solía esconderme para ver el patio desde otro ángulo y digo patio y digo el mundo en pequeña proporción. El verde y el grosor de las hojas en el invierno y las delicadas flores de la primavera, han creado jardines en mí.
Luego, el chocolate con galletas grandes como mi cara, esperando hundir mi amor hasta el fondo, hasta el lugar más amasado por mi cariño hacia un pájaro azul, dejando caer las migas amarillas de unas vainillas frescas, que más tarde recogí para ver quién he podido ser. Soplar hasta el cansancio pelusas de distinto tamaño, dejándolas volar cada vez más alto, para salir en otro tiempo a buscarlas, esperando encontrar más aire que empuje mis sueños.

De este mundo pequeño, las palabras del poema crecen sin olvidar los colores ni las vainillas, agigantando el amor con olor a sopa nueva, ahora hecha por mis manos, que aún recuerdan el color de las zanahorias y el ruido de una bolsa llena de verduras. 

Gabriela Oyola, 2014.
Texto producido en los talleres de Siempre de Viaje.

Gabriela Oyola leyendo en el Matienzo

miércoles, 21 de mayo de 2014

Julián Moreno - Minuto Magdalena

La esfera guarda
los metálicos muros
la ciudad del blindado alcázar.
Baluartes mercuriales
que iluminan
líquidas estrellas.
Blanca estera que cubre
como estratos celestiales
el múltiple bastión.

Más arriba gotean las esferas
que simulan los planetas
que contempla el rostro del velado Histrión

Inmateriales hogueras alumbran el teatro
Las máscaras: el antílope cegado,
de úrsidos antiguos temerarias garras
La comedia: la del tiempo

Se proyectan holográficas las sombras en palacio
y los fuegos miran los tatuajes
     de ojos en las caras

El príncipe es blanco,
de cristales la corona que apunta al cielo
      y que por fuera de la esfera,
alto ¡más alto!
escruta el negro abismo
hondo ¡más hondo!
Donde antes estuviera el mundo,
ahora el ojo

que se tatúan en los rostros


Julián Moreno, 2014.
Texto producido en los Talleres de Siempre de Viaje.

Julián Moreno leyendo en el Club Cultural Matienzo



martes, 20 de mayo de 2014

Lorena Suez - Minuto Magdalena

Despierto en mi cama.
No es de día pero ya amanece.
Creo que mi sueño fue ligero, como atravesado por algún chubasco.
Las mantas que me cubrían están ahora en el suelo, pero no siento frío.

De pronto parpadeo y estás sobre mí. ¿Desnudo?
No quiero abrir los ojos, prefiero esta ensoñación, lucecitas de cristal.
Mi cara es tu territorio. Me rozas el borde de los labios como quien explora un pantano recién nacido. Recorrés con tus dientes la espiga de mi boca y te trasladas, de súbito, al descenso acantilado de mi cuello.

Yo, sumergida en mi cama. Vos, sobrevolándome con besos leves. Tu pelvis se posa sobre la mía y nos unimos con una suavidad inusitada. Te miro y al mirarnos volvemos a besarnos como ayer, labio con labio.

Decido levantarme, darme un baño, salir a trabajar sin desayuno.
Los hombres me siguen con la mirada como si anduviera desnuda o tuviera espinas en el cuerpo.
Son así
tan así
las mañanas sin vos.

Lorena Suez, 2014.
Texto producido en los Talleres de Siempre de Viaje.
Lorena Suez en el Matienzo. Homenaje a Marcel Proust





lunes, 19 de mayo de 2014

Pablo Keyes - Minuto Magdalena

El canto de las sirenas

Escrito a partir de una vieja película de VHS, que para mí, respondió a la pregunta: “¿Qué es el arte?”

1.
Polly mira la cámara, y nos pregunta: “¿No es la vida la cosa más extraña que jamás hayas visto?”. Tiene treinta y pico, pero es bastante infantil. Confiesa que está desempleada, que su último jefe la trato de “discapacitada para el orden”. Pero enseguida habla de un hobbie que la hace feliz. Por las tardes, trepa los techos de la ciudad de Toronto y toma fotografías. Retrata a los albañiles trabajando en los edificios, las cúpulas góticas, toma postales aéreas del mar. Por las noches, en el cuarto de revelado instalado de su departamento sueña despierta dentro de la matriz rojiza. Cierra los ojos, entra en los escenarios que ha capturado con la cámara. Aterriza como paracaidista sobre el ventanal de un rascacielos, lo escala con las uñas. Pierde el equilibrio y cae. Extiende sus brazos y comienza a volar. Sobrevuela hacia el mar. El aire la embriaga, en sus oídos suena un canto hipnótico, un coro de etéreas voces femeninas.

2.
Polly descubre dentro del edificio donde vive una habitación secreta. A primera vista parece distinguir cuadros colgados con cuerdas desde el techo. Pero en el interior de los marcos dorados, solo ve una luminosidad blanca que la deja extasiada. Extiende una mano para tocar la luz, su mirada se cubre de lágrimas. Dice para sí: “Es hermoso”. Cierra los ojos, y vuelve a oír el misterioso canto. Luego sabremos que esos lienzos estaban pintados, pero ella, cegada de amor por la mujer que los había creado, no podía distinguir las imágenes.

3.
Un misterio revelado: ese instante de magia, parecido al descubrirse enamorado, cuando ya no vemos el dibujo dentro del marco del cuadro -las palabras en la página del libro- cuando en su lugar nos inunda la vista una luz cálida, cuando para nuestros oídos cantan las sirenas.



Pablo Keyes, 2014.
Texto producido en los Talleres de Siempre de Viaje.


domingo, 18 de mayo de 2014

Lorena García- Minuto Magdalena

La mañana y el olor a café con leche me recuerdan a tus pasos
los escuchaba desde mi habitación
eso me daba la bienvenida al día
al sabor del juego de adivinanzas
de imaginarte creando y eras tan fuerte tan completo y hombre
que escucharte borraba por completo mis miedos
y ahora solo me queda los miedos ya no hay mañana
el café está quemado y solo me queda el eco del silencio predecible
concreta ahora desintegro tu imagen en una foto
que el tiempo amarillenta

y vos cada vez mas recuerdo.

Lorena García, 2014.
Texto producido en los Talleres de Siempre de Viaje.


sábado, 17 de mayo de 2014

Minuto Charly - Gabriela Tavolara

whatever
lo que sea que esto sea
daño permanente
acumulación
porquerías
por qué reías
por qué sería
mejor no cruces la línea

regocijate en los fantasmas
(tus personajes)

sé libre



feliz en la estupidez colectiva
sobreviven para tu orgullo
voces en mi cabeza que no salvé
es algo que no voy a poder dejar

traspasa el espejo

y me verás
partida
al me·dio
sin recuerdo
vísceras
y REALIDAD

colgate de mí,
plantas carnívoras en todas partes
ay duelen plantas carnívoras
y el enredo es placentero autodestruirnos y seguir comiéndonos los ojos para tratar de ver cuándo te matarás cuándo te dejaré sin energía para querer poseerme inerte Tendré que comerme primero a mí o inútil sería ganar tu carne y mente Si me pierdo en vos nunca podré volver a ser Ser una enredadera cambiante caníbal de mis sombras borrosas Qué te habrán mostrado cuando en la cuna de piedra los espectros grises de ropajes hasta el suelo te miraron, cantaron bello y se golpeaban o hacían el amor nosé y su ancestro le hizo lo mismo a él que a mí que tampoco sabe quién···
soy, quién soy??

viste cosas
que No quisiste ver
y ahora
Y ahora qué?
ya No soy
sola Nado
Nadie
anacrónica
estoy c
a
y
e
n
d
O en este lugar que contemplé haber pisado bien
obtuve una recompensa y me olvidé de que te( )ía
/ de que te( ) ía que hacerme feliz



Gabriela Tavolara, 2014.

Jason Langer

jueves, 15 de mayo de 2014

Minuto Charly - Juliana González

puedo
galantear
con la trompeta
de Miles
y de Luis Alberto
enamorarme
cada primavera
rockear
eclipses
con Mick
y The Edge
estampar firuletes
torpes
de taco
con Tita
y el otro Carlos
me dejo rozar
por Baker
y me desnudo
ante todo
el trío
de Evans
inyectarme
juntos
al bandoneón
de Astor
evaporar
sangre
sintiendo
a Prince
lamer
las cuerdas
pero no me pidan
que permute
La
Orden
perteneceré
siempre
a esa
porción
de humanidad
que a través
de las eras
te venera
mis raíces
treparon
con tus vinilos
tus yemas
quebradas
pintadas
de negro
quemaron
el cuerpo
dejando
un marca
dónde
pertenezco
mostachos
bicolor
tatuaron
el pecho
soy
de esa
Don
Charly
García
Fraternidad
***


Juliana González, 2014.



miércoles, 14 de mayo de 2014

Hoy: Minuto Magdalena - Homenajeamos a Marcel Proust

En busca del minuto perdido. Te invitamos a vivir y revivir los minutos con más intensidad poética en nuestro homenaje a Marcel Proust.

¡EN UN MINUTO TE PUEDE CAMBIAR LA VIDA!

LECTURAS - PERFORMANCES - MAGDALENAS, sobre todo Poesía!

Puesta en escena de textos de "Pasos que se alejan" de Fernando Ortiz, recién editado por Viajera Editorial. Con la actuación de Javier Urgarbieta, Raquel Arcodia y Mauricio Dreiling. Dirección: Mauricio Dreiling
¡Y viene a tocar Matías Gowland!



martes, 13 de mayo de 2014

Minuto Charly - Mauricio Dreiling


emerge del sonido alegoría de piedra rasguñada
piedra marinada en dolor
tal vez propio
tal vez otra cosa mientras
germina la tierra
y calma
punto de lluvia desprende
fugaz empuje del cielo
aleja un horizonte
a la velocidad del barro
ya no hay gota
recuerdo de recuerdo
evadido en piedra
germina la tierra
y clama
medita la piedra el sendero del agua y su línea es piel que detiene un brote será manantial de tu sed hiere la roca trasmuta arena bajo el lecho del río es mi cuerpo en letargo sin pausa latiendo avanza y al fin el mar el mar el mar el mar descansa tormentas levita suspenso recorre una costa secreta a ciegas a tientas y penas conozco la esencia que es tuya y ahora
nos miramos
leve una gota
geología líquida que libera para
golpear
todos los muros
uno por uno
derribarlos
(de rri bar los)
curar los nudillos
salir de casa
explorar unas cuadras
regalarme un pasaje
avistar otro mundo
este mismo
(pero conmigo)
en la bahía
gaviota suspendida
a través del aire
cangrejo emergente
caparazón desde el alga
dueña de la marea
un hombre busca
pequeñas piedras negras
perfectas
mariposas blancas levitan
arbustos de flores secas
dos niños juegan a ser
arena
castillos
libres del grito
desaparecida huella de un eco


Mauricio Dreiling, 2014