jueves, 30 de diciembre de 2010

An English Chronicle

Inauguramos la sección CRÓNICAS del Blog con un approach en inglés a la experiencia que compartimos en el taller English Immersion. ¡Que la disfruten!

An English Chronicle 

It was a long, dark Friday night. Then it was morning, time for the English workshop. The fears of not being able to wake up in time were defeated, and I was able to arrive at 11 on the dot.
To my surprise, the room was full. Almost every chair was taken. It usually takes a little longer for people to arrive, but not this time. Possibly, everybody was eager to speak English. I know I was.
Problem is, few people in the room knew each other. And that creates a little awkwardness. People keep still, not knowing what to do, how the rest are going to react. It’s as if they got frozen or something. So we needed some way to make everybody comfortable. To “break the ice”, if you will. What we needed was a game.
And the game was designed to make us mingle. I’m not a good mingler, I have to say. I tend to get up and act like I’m mingling my ass off. But in reality I do next to nothing. And not only we had to talk individually, we had to talk to two people, and move about the room while doing so.
Fortunately, no one was paying attention to what I was doing. I remembered the only time I went to church. It was in San Francisco. I guess when you travel it’s natural to try crazy things you know you’d never do at home. That particular time, the pastor made everybody say hello to ten people. It was an exercise in politeness, I suppose. I did the same thing. I stood up there, and was greeted by a few people. Not ten. I then got the hang of it and saw that it wasn’t a big deal, but by then the exercise was over, and we moved on to other things.
So I only talked to Veronica. I knew who she was, though I didn’t tell her that. I think it’s because I’m shy, but maybe I like keeping secrets from people. We had to tell each other three statements about oneself, two truths and one lie. And I was able to figure out which one of hers was false, because I knew the other two. Sneaking is fun.
The others had trouble telling which one of mine was the lie. Apparently, liking to ride the subway is something of an eccentricity. It’s very easy for me to be an eccentric, I find. Ceci’s was problematic also. She said she hated eggplant. But it was very easy for everyone to believe that. My feeling is, very few people actually like eggplant, but most say they do. It’s politically correct or something. But when they go to a restaurant, they order what they do like, like pizza.
Then it was time for the jigsaw puzzle. I never figured out why we had it. I was the one who provided it. Ceci figured I must have one, and she was right. So I chose one with a Disney picture on it. Felt right for an English language workshop.
That game involved some acting, which was hard. Some people are good at playing roles. I’m too busy playing what I think I should be like in these situations, so it’s hard to also be someone else. Someone else I didn’t even know, because the whole point was to guess what I was supposed to be at the end, based on the others’ reactions to whatever I was doing.
The breakfast was good, I have to say. There was dip, so we submerged the food in it and that made it more complete.
I think there were a couple of other games, which now enjoy a leisurely stay in oblivion. The main one was a version of charades. It was described like that. I was relieved it wasn’t charades. I’m not afraid to say I despise that game. It would be one thing if people acted out the name of a movie. But what actually happens is something else. There is a code established already. People know the meaning of certain gestures. Like pointing at one’s eye means “I”, and so forth. So instead of an exercise in creativity it becomes a reading of the gestures. Add to that my limited physical expression range, and you can see why I don’t like it. Plus it would be a bit of a waste in a workshop designed to practice conversation in another language.
We all had to write down some celebrities’ names. Then one would tell us about them, and we would guess who it was. The trick was to choose people with whom we would all have some familiarity. I chose Margaret Thatcher, which was probably off. There were safer choices. Three Beatles came up, every one but George. Poor George. It probably happened because he was the silent one, easy to overlook. But I noticed his absence, and he will be the only one I mention here. So there.
I quickly noticed (I usually am quick to notice) that we were a little short on names. I debated myself over whether to mention it. But I decided that Ceci and Charlie knew what they were doing. They usually appear to. They exude confidence.
And, sure enough, that was the idea. They planned to repeat all the names twice (for a total of three times) in order for us to establish a code. But not like the stupid Universal Charades Code that ruins its game. A spontaneous one, one that only we knew about. And thus a code was born. For the rest of the workshop, whenever someone would mention Brazil, we would think of Xuxa. Some people probably do that anyway, but they don’t know it’s a code.
And then it was over. The three hours were up. It was now afternoon. We all said our goodbyes and went on our ways. In the elevator and on the way to the door, we discussed our English for a bit. But we did it in Spanish. We didn’t wanna look like freaks.

Nuevo taller intensivo de lectura y escritura en inglés

Fantasmas y Espectros del Relato 

 Un viaje al mundo james y sus apariciones.
Un mes para leer y escribir en inglés.
¡Reservá tu pasaje porque viajamos liviano!

 4 encuentros para experimentar una mirada distinta del universo james y poner en juego nuevas técnicas narrativas para tu escritura.
Espacio de taller para leer en grupo, discutir y lanzarse a producir narrativas propias, al mismo tiempo que practicamos el idioma inglés.
Nos reunimos una vez por semana en la Guarida Literaria (Abasto, Buenos Aires) pero también podés acceder al taller On-line

La propuesta es partir de la lectura, en este caso de los cuentos fantásticos de Henry James, para discutir cuestiones teóricas en ejemplos puntuales (distintos tipos de narrador, géneros, estilo) y luego llevarlo a la práctica con ejercicios de escritura. 

Es un espacio ideal para los amantes del idioma inglés que no encuentran muchas oportunidades para ponerlo en uso, y para los que tienen una buena base, pueden leer y escuchar sin problemas pero no se animan a empezar a producir sus propios textos (orales y escritos). 

La propuesta es generar un espacio partiendo de la literatura, donde los viajeros puedan poner en práctica y desarrollar sus habilidades con y no "a pesar de" el idioma extranjero.

 Contacto: cecilia@siempredeviaje.com.ar

 Coordina: Cecilia Maugeri
Dirección General: Karina Macció

jueves, 23 de diciembre de 2010

Segunda edición del Desfile de Personajes Imaginarios

Queremos compartir con todos ustedes algo de lo que fue la segunda edición del Desfile de Personajes Imaginarios. ¡Luz, cámara... acción!

Apertura del Desfile

Quiero empezar citando un artículo de Roland Barthes que se llama “Diez razones para escribir”. Declara:
“No siendo escribir una actividad normativa ni científica, no puedo decir por qué ni para qué se escribe. Solamente puedo enumerar las razones por las cuales creo que escribo:
1)      por una necesidad de placer que, como es sabido, guarda relación con el encanto erótico;
2)      porque la escritura descentra el habla, la persona, y realiza un trabajo cuyo origen es indiscernible;
3)      para poner en práctica un “don”, satisfacer una actividad distintiva, producir una diferencia;
4)      para ser reconocido, gratificado, amado, discutido, confirmado;
5)      para cumplir cometidos ideológicos o contra-ideólogicos;
6)      para obedecer las órdenes terminantes de una tipologia secreta, de una distribución combatiente, de una evaluación permanente;
7)      para satisfacer a amigos e irritar a enemigos;
8)      para contribuir a agrietar el sistema simbólico de nuestra sociedad;
9)      para producir sentidos nuevos, es decir, fuerzas nuevas, apoderarse de las cosas de una nueva manera, socavar y cambiar la subyugación de los sentidos;
10)   finalmente, y tal como resulta de la multiplicidad y la contradicción deliberadas de estas razones, para desbaratar la idea, el ídolo, el fetiche de la Determinación Única, de la Causa, y acreditar el valor superior de una actividad plural, sin causalidad, finalidad ni generalidad, como lo es el texto mismo.
Volvamos sobre esta última razón: la escritura como actividad plural, sin causa ni fin, sin generalidades. Sí, comparto esta idea, como todas las anteriores, y como de seguro, todos los que participan de Siempre de Viaje, a medida que iba leyendo, se fueron identificando más con una u otra. Porque cada una de las razones que dio Barthes, la hemos discutido, soñado o defendido. Porque muchos encuentros de taller surgen a partir de preguntas que se desencadenan de estas afirmaciones, de estas tensiones, porque quien escribe, quien se anima a crear (y así, a creer), no siente en una única dirección, sino en múltiples. Nos tensamos y vemos qué pasa, qué surge. Experimentamos con nuestro cuerpo en el lenguaje, con nuestra lengua en la escritura. Estamos siempre corridos -o corriendo- porque la escritura existe cuando lo que decimos ya no es, al menos en ese momento, no es. Hay una gran nostalgia en el escritor: deja plasmado lo que otro revivirá -nuestro deseado lector- pero que de alguna manera tuvo que morir, tuvo que acabarse (retomando el encanto erótico del que habla Barthes) en él.
Por todo esto, el Desfile de Personajes que hoy proponemos es muy especial. No pretende aunar nada, sino justamente exponer las individualidades de cada escritor, de cada viajero, los estilos en progreso que encontraron, en la excusa de generar un personaje, un motor para poner en marcha de nuevo, en la búsqueda otra vez. ¿Buscar qué? Una forma de moverse en la escritura, una manera de poetizar y de relatar, de llevar al lector a través de una historia, mínima en su concepción de una carilla, pero inagotable, como los buenos textos, en su proyección para el lector.
Con este desfile buscamos mostrar los seres que amamos y los que repudiamos, los que nos acecharon, los que nos murmuraron sus secretos, sus deseos al oído, los que pugnaron por salir, muchas veces a pesar del autor, muchas veces a pesar de sus defectos y contraindicaciones. Estos seres se amasaron desde los pies, fijando su atención en los soportes que nos llevan por el mundo. Pies o zapatos, sus múltiples formatos, sus múltiples percepciones, esas plantas o raíces sutiles que nos permiten caminar, correr, nunca volar, pero sí refrescarnos completos cuando los mojamos, hacer una caricia disimulada o hasta un golpecito cómplice.
Empezar desde abajo nuestros personajes fue ir en contra de lo que la literatura, o el cine, más tradicional, propone: lo que vemos la mayoría de las veces es un primer plano de la cara, entonces la cabeza, y vamos bajando. Los ojos se llevan el protagonismo, muchas veces el pelo, también la nariz o los labios, y la figura corporal se pinta en líneas generales. Sólo importa si es objeto del deseo amoroso o erótico (ahí entran las piernas femeninas o cualquier otro atributo), o de la repulsión y el escarnio (las panzas rellenas, los granitos, lo grande y lo pequeño). Muchas veces la ropa cubre todo: importa más la tela, la combinación, los colores, la onda. El cuerpo está debajo, ¿y los pies? Tan abajo que casi ni se ven. Por eso, el desafío era comenzar al revés, focalizarlos y darles importancia. Dibujarlos primero, a ver qué pasaba arriba, cómo se iba armando el cuerpo y la cabeza;  qué pensamientos, entonces, qué emociones, la llenaban. 
Verán, antes que nada, variedad. Los personajes le guiñan el ojo a sus autores, aunque muchas veces a éstos –a todos nosotros- nos dé un poco de pudor sonreírles o devolverles la mirada. Pero sus discursos nos dicen, como si ahora fueran ellos los soñadores. Borges lo sabía bien, uno escribe para ser otro y eso que escribe, te mira.
Espero que lo disfruten. Pusimos mucho esfuerzo, mucha pasión. Si hay algo que reúne a estos escritores que van a escuchar es su impulso, su entusiasmo, su intento de tocar de alguna manera al lector, su deseo, por sobre todo, de escribir algo que valga la pena. Hoy festejamos este deseo, este “don” como lo llama Barthes: podemos escribir. Festejamos haber viajado hasta acá, después de tantas horas, papeles, correcciones y bollitos. Festejamos haber llegado al final de una carrera, como es el caso de Virginia y Cecilia, que se suman a las huestes dobles de las licenciadas y profesoras en Letras! Festejamos la escritura a través de la lectura. Festejamos y ¡que empiece la función!

Karina Macció

Y comienza la pasarela...

Primero con un video de Alejandra, que desde Colombia estuvo trabajando su personaje a través del taller on-line

Luego,  disfrutamos de las lecturas de Laura, Mariana y  Soledad

Seguimos con más personajes y un BINGO DE ZAPATOS! Laura, Ting, Belén, Bárbara, Axel y Valentina presentaron su libro de autor(es) "Partida de zapatos". 

Julieta acompañó su lectura con una performance:

Claudia y Ricardo compartiendo más personajes

Los Honguitos nos acompañaron con música y baile

Para escucharlos, seguid el link: http://www.myspace.com/somoshonguitos 

Belara y Virginia, con más literatura:

Más desfile de zapatos con Nadina, Daniel, Dolores, Marta y Agustín

Y Cecilia sobre el final
Para ver el texto, cliqueá AQUÍ

¡Gracias a todos por viajar con nosotros!

sábado, 11 de diciembre de 2010

Algo de lo que fue la primera edición del Desfile de Personajes Imaginarios

Abrió el juego nuestra directora Karina Macció con estas palabras:

Charles Baudelaire, un viajero y poeta de esos gigantes para llevar siempre en el bolsillo, presentaba el libro Spleen de París de esta forma:

“Mi querido amigo, le envío un pequeño trabajo del que podría decirse, sin ser injusto, que no tiene pies ni cabeza, ya que por el contrario todo en él es, alternativa y recíprocamente, pies y cabeza. Le suplico considere la admirable conveniencia que tal combinación nos  ofrece a todos: a usted, a mí y al lector. Podemos interrumpir, yo mis cavilaciones, usted el texto, y el lector su lectura, ya que no pretendo mantener interminablemente la fatigosa voluntad de ninguno de ellos unida a una trama superflua. Retire unos de los anillos, y otras dos piezas de esta tortuosa fantasía volverán a encajar sin dificultad. Recorte varios fragmentos y advertirá que cada uno de ellos se sostiene por sí mismo.  Me atrevo a dedicarle a usted la serpiente entera con la esperanza de que algunos de sus tramos le gusten y lo diviertan.”

Bajo la apariencia de una carta, Baudelaire realiza uno de los mejores prólogos que he leído. Por eso, y porque realmente habla de manera extraña y atemporal –como lo hace la literatura- de lo que vamos a ver hoy en este lugar, por eso, me lo voy a apropiar. Baudelaire habla de su libro (el Spleen de París cambió la poesía para siempre) como un “pequeño trabajo”. Sabemos que no es así, que se trata de una captatio benevolentia, una forma de caerle bien al amigo, y en realidad, al lector.
Bueno, quiero decirles que lo que van a ver hoy tiene tanto trabajo detrás que espero que se note, que les guste, que lo disfruten.
Lo nuestro tampoco, en un sentido, tiene pies o cabeza. A ver si me explico, como dice Baudelaire, lo que veamos también puede representarse como una serpiente que puede ser cortada y repartida. La unión que buscamos tiene la ficción de esa trama superflua, y en ese sentido, es mucho más pie que cabeza. De cabeza hay lo que salió a pesar de los pies y de los zapatos, porque la idea fue crear un personaje desde abajo, desde su soporte, desde su apoyo en el mundo.
Con qué y cómo caminamos es tan definitorio que muchas veces en el taller discutimos sobre los exactos zapatos que aquel personaje, de seguro, llevaba. Podíamos verlo. A partir de su calzado, veíamos claramente una entidad. Pero por supuesto, como sucede siempre en los trabajos de taller, partimos de algo (una idea, un concepto, una propuesta) y esto se desdibuja en cada grupo y con cada participante. Cada cual, como yo con Baudelaire, se apropia y hace algo que es indiscutiblemente suyo.
Eso sucede desde la coordinación también. Este año Cecilia logró crear un espacio virtual de taller a través de Skype y eso generó un nuevo tipo de vínculo. Ceci trabajó en todos sus grupos la noción de interpretar al otro, de ponerse en sus zapatos y desde ahí, presentarlo, que significa también darle la bienvenida al mundo a esos seres imaginarios, y por qué no, animarse a combinarlos como hicieron en el taller para chicos.
Virginia estuvo reflexionando en sus grupos qué significaba, justamente, eso de ponerse en los zapatos de otros. Es tan radical cuando decimos: Si estuvieras en mis zapatos... O si estuvieras en mi lugar... ¿Es acaso posible? ¿Cómo me hago otro? ¿Cómo tomo (en un sentido profundo) ese lugar, ese zapato? También existe la frase de tener una piedra en los zapatos, o en otro orden de sentires, el zapato o el mismo pie, como fetiche. Acá se abre la puerta o el túnel de lo sexual, por donde muchas veces, unos buenos zapatos nos hacen caer.
En los grupos que coordino, partimos específicamente de imágenes de zapatos. Con ese zapato, ¿qué se construye arriba? En muchos casos, como Cenicienta, empezamos a irnos tan rápido, que los zapatos se perdieron o fueron sólo una excusa para llegar a la fiesta de la escritura. Entonces nada importa. No importa qué usamos para llegar, el punto es que lo hicimos: escribimos y estamos acá para leer, para mostrar, para sentir con las letras.
Entonces, volviendo a Baudelaire, y para coincidir una vez más con él, van a escuchar y ver fragmentos, instantáneas, retazos del viaje que seguimos haciendo dentro y fuera del taller. Baudelaire no es ingenuo al comparar su libro con una serpiente: es un animal poderoso, sagrado en muchas religiones, y que se ha visto como símbolo de la sabiduría y de la vida eterna. En este caso, espero que el encuentro funcione como una serpiente voladora, un dragón quizás: ojalá que sea un espectáculo extraño y maravilloso. Déjense sorprender, aunque resulte indescifrable. Y en ningún caso, espero, que se vayan como vinieron. Ojalá se sienta distinto el caminar.

Karina Macció

Luego disfrutamos del video que armó el grupo por Skype (Evelyn, Paola y Patricia), con su juego de presentación de  personajes:

Y siguiendo con el cambio de zapatos, las chicas de los martes (Milagros, Deborah, Carolina y Florencia) prepararon este librito con su trabajo para compartir con ustedes:

Después nos deleitaron con sus personajes Margarita y Fabián

¡Y se vinieron los más chicos
con su ensalada de personajes!

Gabriel Kirchuk compartió con nosotros un adelanto 

de su primer libro que saldrá próximamente por Viajera Editorial

Gabriela, Diego, Eugenia, Gustavo, Lara y Nicolás
mostraron sus personajes con textos e imágenes

Virginia armó con sus poemas y el aporte de Sabrina una performance que en el evento funcionó como "obra viva", parte de la muestra de arte de Sabri

Y cerró la velada el grupo de Lorena, Nicolás, Jésica y Mana,
con mucha más literatura:

¡Muchas gracias a todos por acompañarnos en este viaje!

 ¡Hasta la próxima!