miércoles, 16 de junio de 2021

Verónica en Ventana a la escritura

 


El deseo tiene un muy fino talle y en sus palmas arde la ausencia.

Odiseas Elitis

 

Tan vos

fruta prohibida

¿estás?

 

Tan explosiva 

vestida de rojo

exótica

 

muero de ganas

 

cierro los ojos y te imagino

¿estás?

en mi boca

puedo saborear

tu jugo

elixir de los dioses

no me aguanto

estoy al borde

de morderte

y comerte 

toda

 



Verónica Carrera, 2021.





martes, 15 de junio de 2021

Sofía en Ventana a la escritura

 


¡escribí! alguien llama a veces*

pero quería dormir


¿y esta máscara fúnebre que avanza?

no nos ponemos de acuerdo nunca


¿y cuándo?


a esta hora

en este cuarto de hora

en este cuarto un solo

haz de luna nos alumbra


(a)parecidas

¡dormí!

que surgen desde el fondo

¡escribí!


a esta hora

en este cuarto una

sola

que no duerme


¿y dónde? ajena

en mí


a estas horas

¿quién soy?


¿este desgarramiento esta

palpitación en medio

de la noche?

a estas horas

¿ya soy?


este desgarramiento esta

palpitación en media


levanta la cabeza de sonámbula levantá la cabeza, ¡sonámbula!


a estas horas

hay acuerdo como una

luminaria entre

las colgaduras

de la fiebre


la que no escribe no duerme







Sofía Brunetto, 2021

*A partir de Para ser Otra, Olga Orozco, Los Juegos Peligrosos




lunes, 14 de junio de 2021

Andrea en Ventana a la escritura

 


Doloroso amor



Un día más se inicia en mi acostumbrada

rutina

apago la caja que me llama 

chillando

enciendo la televisión

los sonidos entran lentos en el

despertar 

de esta soledad que ahora por fin

disfruto

la pava eléctrica suspira

suave

dice el periodista que el día será soleado 

no necesito paraguas

el agua corre por el tubo hasta caer 

en mis manos frías

pasos en la escalera, el vecino 

se va temprano

dicen que el tráfico está tranquilo, no tengo que

apurarme

la tasa golpea en el plato mientras

el té suspira humo esperando

mojar mis labios

ya me vestí

encontraron a la chica perdida, escucho

los zapatos como palillos de un tambor

resuenan en el piso 

un premio en investigación a un argentino

lo nombran

no deseo verlo pero

me acerco a la pantalla

está más antiguo

los cabellos arrumbados

grietas en el rostro

los ojos como siempre

tierra regada

y la sonrisa de sol 

ardiendo

se fue rápido pero

me quedo

detenida en el 

recuerdo

sus brazos me envolvían 

una manta en invierno

su voz, un fogón encendido en noche

estrellada

sueños compartidos que eran

suyos

después, vacío

su lugar en el placard

sin avisar, la sorpresa

una cuchillada

empujarme a un pozo 

en un túnel atrapada 

profundo, oscuro, abandonado

vacío

pozo

cuánto tardé en salir

y ahora

el té se enfría

el tiempo sigue su curso

mientras mi cuerpo frenado

cae

otra vez.




Andrea Larrieu, 2021.

A partir de la lectura de un poema de Sharon Olds.





domingo, 13 de junio de 2021

Juanpi en Ventana a la escritura

 


La noche pasó rápidamente, hacía años que no dormía con esa tranquilidad. Se despertó a las ocho en punto, quería levantar a su hijo con lo que más le gustaba, panqueques. Mientras se acercaba a la cocina notó el sillón corrido hacia la derecha, la alfombra doblada, las sillas desordenadas. Seguro llegaron felices, pensó, y puso todo en su lugar.

Empezó a cocinar, rompió tres huevos, sacó la harina de la alacena y la leche de la heladera. Mezcló todo y comenzó a hacer el desayuno. Le quedaron once panqueques, la emoción había hecho que cocinara de más. Fue a lavar los platos enseguida, pero al asomarse a la bacha, el bowl de vidrio con las sobras de la mezcla se le cayó al piso. El líquido rojo junto al desagüe la había petrificado.

Tiene que ser vino. A los jóvenes les encanta tomar una copita de vez en cuando, más a la noche. Abrió la canilla y dejó que la bebida corriera por las tuberías. Sacó la escoba y juntó los restos de vidrio. Había también vino por el piso, su hijo nunca había sido el mejor limpiando. Se culpó por malcriarlo tanto.

–Buen día! Eso que huelo… ¡Gracias!–  Le gritó saliendo de la habitación, estaba recién levantado, usando ropa vieja que la madre todavía reconocía de antes que se fuera.

–Hola, ¿no despertó todavía mi invitada?– El hijo se acercó. Su vista recorría todo el departamento, los sillones, la mesita, la cocina. Se paró al lado de la mesa, y miró fijo a la madre.

–No, anoche decidimos que lo mejor es que no vivamos juntos–. Apartó la vista hacia el plato con una sonrisa forzada, mientas se sentaba –¿Tenés dulce de leche?



Juanpi Ortigosa, 2021

A partir de la lectura de "La madre" de Agota Kristof.


Areca Roe


viernes, 11 de junio de 2021

Eugenia en Ventana a la escritura

 

Pequeños papelitos blancos

se adhieren a mi piel

todo el cuerpo descansa

sobre la camilla

exquisitamente suave

tu aliento, el calor

se asienta en mí

me espejo

en tus manos las caricias

que quiero ofrecerte

a vos también se te va 

en un hilo

la vida

pero eso no nos importa

tenemos este tiempo

nosotras

entrelazadas

somos vegetales y acuosas

profundas en este aire

por dentro burbujea

el deseo

redondo

de ser



Eugenia Coiro, 2021.



Ventana a la escritura 377: fragilidad

 



¿Por qué lo bello es frágil?


La niña seria del sombrero

de flores

y el duende que interroga.


Beatriz Vallejos, El collar de arena.



Propuesta de escritura para hoy:


─¿De qué forma responderías a esta pregunta?

Sumate a esta #ventanaalaescritura mandá tu texto a info@siempredeviaje.com.ar para que lo publiquemos en nuestro blog 

 El libro recomendado de hoy es El collar de arena de #BeatrizVallejos

#ventanaalaescritura

¡Compartamos leer y escribir!





jueves, 10 de junio de 2021

Las hortensias * Carla Capozucca

 


Las hortensias junto al ventanal se doblan en una amenaza. El lapislázuli de su piel de Japón absorbe ácido del suelo. Pétalos-triángulo unidos en un vértice donde el rocío encapsula insectos. Perlas vivas al sol. Mi abuela teje las hortensias con esquejes y ellas escupen soledad. Hoy sus esqueletos se exponen al sol en nuestra casa abandonada, como un cementerio vertical en el patio gris.




Carla Capozucca, 2021.